Ahora que ya sabes qué son y para qué sirven los mapas mentales, ha llegado el momento de contarte en 4 pasos cómo se hacen:

1. Define la idea principal.

Una vez la tengas definida, colócala en el centro de la hoja. Puede estar representada por palabras o imágenes. Recuerda que una imagen es más fácil de visualizar y recordar.

2. Desarrolla las ideas relacionadas con la idea principal.

Desarróllalas alrededor de la idea principal en el sentido de las agujas del reloj.

3. Utiliza líneas para unir la idea principal con el resto de ideas desarrolladas.

Crea ramas que salgan de la idea principal.

4. Saca tu lado creativo.

Para representar las ideas, utiliza figuras, colores, dibujos, etc.

En Memoriza Policía consideramos los mapas mentales como un instrumento fundamental para mejorar y facilitar el estudio y, por ello, queremos enseñarte a utilizarlos.